Para ser un profesional exitoso y respetado puedo optar por trabajar para otros o bien por trabajar para mi mismo.
Esta última suena, al menos en teoría, como la alternativa mas excitante porque además implica llegar a ser mi propio jefe. La ansiada unidad de vida.

Podría tratar de ser un Asesor o bien armar mi negocio de venta de software y hardware.
Pero ambos son lo mismo, una empresa que debe ofrecer soluciones a problemas que son desagradables o difíciles para otros.
Y debo solucionar problemas usando herramientas y habilidades que tengo y que sean valiosas para otros porque ellos no las tienen.
Debo dar soluciones reales a problemas reales.
Eso tiene valor para los demás y por eso están dispuestos a pagarlo.
Pero debo ser bueno. No me van a dar su plata si mi producto no es bueno.
Y eso exige poner cerebro y corazón y tiempo y plata.
Yo tengo cerebro pero no le doy tiempo. Corazón y pasión tengo poca.
Fe en mi mismo tengo poca. Constancia tengo poca.
Plata no tengo.