No quiero fracasar nuevamente.

No quiero que este emprendimiento se frustre.

Pero esta vez necesito pasión, fé, alegria, confianza, optimismo, diversión, valentía y ganarme el éxito con trabajo duro, con esfuerzo real y mucha planificación para no dispersarme en tonteras.

Es contra mis demonios contra quienes debo luchar. Si puedo con ellos puedo con el mundo.