La vida de cada persona no tiene un sentido que esté escrito en una especie de “Gran Libro Celestial de las Vidas y Destinos Humanos”. No existe un autor que esté pensando en el plan de vida de cada uno. Desde este punto de vista, el sentido de la vida no es algo externo a la persona; no es algo pre-existente que se deba descubrir; no es un libro que se busque en una biblioteca. Es un libro que escribe cada uno. Cada persona escribe consciente o inconscientemente el libro de su vida y el sentido de su vida (o la ausencia de este).

Yo voy a darle a mi vida el sentido y la dirección que yo quiera, de acuerdo a lo que pide mi corazón y mis sueños. Los sueños son lo mas valioso que tiene una persona y deben cultivarse, protegerse y hacerse realidad. Sin sueños somos plantas secas, somos personas defondadas, sin objetivos de vida, a la deriva, hojas arrastradas por el viento.

Yo quiero ser …..

Esa es la frase mas poderosa e importante de cada persona a cualquier edad.

Luego, hay que tener los cojones para trabajar con perseverancia en la realización de los sueños.